Volvió “Vamos les Pymes” a Tan Poco

El jueves pasado, en la tercera emisión del ciclo en FM Boedo, volvió al aire una de las columnas más aclamadas del proyecto radiofónico: “Vamos les Pymes”, de la mano de La Cuevita del Mate.

Vamos les Pymes es juntamente una sección en la cual se pone de relieve la experiencia comercial de personas de a pie, que en un contexto tan complejo como el de la pandemia han tenido que reinventarse en sus rubros para poder seguir adelante. O bien personas que, en plena pandemia, comenzaron una actividad comercial para poder superar el apremiante contexto de confinamiento.

No es novedad que la pandemia puso en jaque, hace ya casi un año y medio, buena parte de la vida social tal como la conocíamos. Y si bien con el avance sostenido de la campaña de vacunación pareciera que volvemos a recuperar algo de lo perdido en todo este tiempo, lo cierto es que la “normalidad”, tal como la conocimos, difícilmente vuelva a darse. Es este el contexto en el cual se enmarca la experiencia de La Cuevita del Mate, una comunidad nacida en tiempos de pandemia con el propósito de recuperar y mantener viva la mística en torno al consumo de mate, una experiencia casi vital en la vida social de nuestro país.

En diálogo con Tan Poco, Julio Giménez, uno de los fundadores de la comunidad junto a Nahuel Álvarez (a quien también conoció vía redes en el contexto de aislamiento), nos contó que el proyecto nació en Instagram como @lacuevitadelmate, y que se trata de una comunidad para compartir fotos de mates en general, y en palabras de Julio, la idea era justamente esa: hacer comunidad en torno a la experiencia de compartir unos mates, quizá una de las prácticas sociales que más extrañamos como sociedad.

A medida que la comunidad fue creciendo empezaron a recibir interacciones y foto de mates de distintas partes del país y del mundo, mientras que, desde La Cuevita del Mate, ellos hicieron circular esas interacciones al tiempo que, paulatinamente, se lanzaron con la venta de mates, bombillas y, acaso la joya del lugar, el taquito de La Cuevita. Una serie de insumos que venden para que la práctica de tomar mate en casa pueda ir perfeccionándose para que, el día en que podamos nuevamente compartir unos verdes en ronda, la experiencia sea inolvidable.