El gobierno de la nación imputó a 11 empresas por desabastecimiento

A través de la Secretaría de Comercio Interior, el Gobierno imputó este miércoles a once empresas que fabrican alimentos y productos de la canasta básica luego de que las mismas retuvieran volúmenes de producción y generaran desabastecimiento.

La presentación se dio luego de una investigación que observó faltantes en las góndolas por parte de las empresas Mastellone, Fargo, Aceitera General Deheza (AGD), Danone, Molinos Cañuelas, Bunge, Molinos Río de la Plata, Unilever, P&G, Paladini y Potigian. La mayoría están incluídas en el acuerdo de Precios Máximos que se creo a comienzos de la pandemia.

Las empresas tendrán un plazo de 5 días hábiles para retomar la producción y comercialización en los niveles de capacidad máxima, o de lo contrario podrán enfrentar sanciones de hasta $10 millones.

“El objetivo, de todos modos, no es sancionar sino que vuelvan a producir para poder abastecer de mercadería los puntos de venta”, detallaron fuentes del Ministerio de Desarrollo Productivo a la Agencia Télam.

Las mismas fuentes explicaron que “la imputación es un proceso administrativo que implica la apertura de un expediente de oficio en el cual se registran las actuaciones de la secretaría, la información que se recolectó y el motivo de la imputación”.

Al respecto, agregaron que “una vez notificada la empresa a través del Trámite A Distancia (TAD) y debe responder en el plazo de 5 días o modificar la actitud que causó la imputación”.

Las imputaciones se realizaron por la presunta infracción a la resolución 100/2020 (Precios Máximos) que conforma un incumplimiento a la Ley de Abastecimiento.