Registran el Misoprostol elaborado por LIF como “nueva especialidad medicinal”

Anmat registró el misoprostol elaborado por LIF en Santa Fe como “nueva especialidad medicinal”. De esta forma avanzan los pasos para que la droga utilizada para interrumpir embarazos de manera segura sea de acceso nacional.

La disposición autoriza a la firma Laboratorio Industrial Farmacéutico Sociedad del Estado la inscripción del Misoprostol LIF. Fuentes del laboratorio estatal plantearon que esta habilitación es sólo para la presentación de uso vaginal, y están todavía a la espera de la presentación oral

LIF comenzó a fabricar el medicamento a inicios del 2020 y fue distribuido en el sistema de salud pública provincial, además aseguraron que en menos de un año logro la certificación para abastecer a todo el país.

El artículo 4 de la disposición indica que según puntualizaron fuentes del Ministerio de Salud de la Nación, falta una parte del proceso, que se denomina “tránsito federal” y que será el que permitirá presentarse en las licitaciones del Ministerio.

El Laboratorio Industrial Farmacéutico de la provincia de Santa Fe (LIF) trabajó desde 2013 en la fabricación de misoprostol, con el objetivo de abastecer al sistema público de salud de todo el país.

El primer lote, de 100.000 comprimidos, estuvo disponible en los centros de salud pública de toda la provincia en septiembre de 2019, luego de las pruebas de estabilidad. Desde 2020, la producción se hizo íntegramente en el LIF y se obtuvo la autorización, mientras se espera que también se autorice la presentación oral.

Además del fabricado en la ciudad de Santa Fe, existen en la Argentina dos medicamentos que contienen misoprostol. El Oxaprost es una presentación de Laboratorios Beta, indicada originalmente para afecciones estomacales, que tiene un precio de venta de 10.438 pesos, según el relevamiento del Laboratorio Nacional de Acceso al Misoprostol (Misobservatorio). Según esta organización, que tiene como objetivo “contribuir a democratizar el acceso a abortos seguros”, este medicamento aumentó un 1 por ciento entre diciembre y enero.

En tanto, Misop 200, fabricado por Laboratorios Domínguez, cuesta 6.265 pesos y su precio aumentó un 3% en solo un mes. Los dos son de presentación oral, aunque el de Beta contiene también diclofenac, lo que obliga a abrirlo para sacarle esa droga cuando se usa para abortar.

Según el MisObservatorio, el precio de este medicamento aumentó “descomunalmente” un 1.280% entre 2015 y 2019, mientras que la inflación acumulada de ese período fue del 287,2%.

 

Fuente: Página 12